El día del oro

Podía ser siempre viernes y que la radio se pusiera de acuerdo para poner las canciones que te gustan para despertarte. Podría ser viernes y que tu jefe no apareciera en toda la mañana. Podría ser siempre viernes, que te llamaran tus amigos y que hubiera un concierto de uno de tus grupos favoritos en la ciudad. Podría ser siempre uno de esos viernes en los que te sientes irresistible, y en los que la inmortalidad está en el fondo del segundo vaso. Que fuera viernes, cada día de la semana, y que el despertador no volviera a sonar nunca más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Posturas raras y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El día del oro

  1. darribas dijo:

    Podria… cierto, pero se perderia el encanto que tienen de ser el unico dia de la semana que va justito antes del fin de semana. Y seguro que nos terminariamos aburriendo, las personas tenemos esa habilidad ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s