La odisea inmobiliaria

Disculpad la ausencia, pero el las últimas semanas he estado practicando una actividad de riesgo: buscar piso.

Había prometido escribir algo sobre todas las pequeñas anéctdotas de estos días, desde la incapacidad de las administraciones de dar una ayuda efectiva a quien necesita una vivienda digna y en un plazo corto de tiempo, el descansado negocio de las agencias inmobiliarias, la falta de visión de esas personas que te enseñan pisos sucios y destartalados como si fueran mansiones, el racismo/clasismo de ciertos arrendatarios, los que en medio del barullo pretenden hacer negocio cobrándote por anuncios que tu mismo puedes encontrar en el periódico, o quienes ponen precios abusivos a cubículos como si la que está cayendo en el negocio inmobiliario no fuera con ellos. Pero hace ya tiempo que me prometí a mi misma no usar el blog para desahogos personales -lo que no quiere decir que este rincón no sea 100% personal- así que os voy a ahorrar el culebrón.

Por suerte, la odisea inmobiliaria ha acabado, y Solilokio volverá a lo que siempre ha sido en unos días, con nuevas perspectivas y ganas. Que disfrutéis de agosto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La papelera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s