Desde la primera página

No sé si lo he escrito aquí ya, pero no me importa repetirme. Hace cosa de un año decidí dejar de leer a Bolaño. Me gustaba demasiado como para leerme todos sus libros tan pronto. Y si se me acababan ¿qué iba a hacer?, pensaba. Por supuesto, ya sé que los libros no se acaban, hay miles en las bibliotecas y seguramente mejores, y se pueden releer, pero quería guardarme esa emoción de la primera página de un libro que tienes muchas, muchas ganas de leer y que sabes, seguro, que no te va a defraudar.

Esta noche empiezo otro libro, el nuevo del paisano Manuel Vilas. Me gustó mucho “España” aunque mi memoria de pez y su surrealismo me impiden contar de qué va, ni tan siquiera alguno de los relatos. Me encantan sus columnas en Heraldo, como esta. Y espero que su novela que no es una novela me guste mucho también. “Sorprendente”, me dijo el librero. Y yo necesito una sorpresa hoy.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Posturas raras, Un libro y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s