Como una niña grande

Lo imaginaba bonito por las cosas tan fantásticas que compartían en su Twitter, por su página web que había curioseado por encima.. pero el Brooklyn Museum ha sobrepasado mis expectativas. Me ha hecho sentir como una niña grande. Una niña grande que acababa de pasarse una hora persiguiendo ardillas en Prospect Park he llegado a un museo en el que había… un montón de enanos por todas partes!

La última vez que estuve en el Prado me dieron una pena horrible los niñitos rubios que iban de la mano de sus padres mirando aburridos paredes inabarcables con señores feos al óleo. Pero el museo de Brooklyn está pensado para ellos. Los carritos de bebé son bienvenidos, los cuadros tienen, además de cartelas, una breve explicación para que, aunque no sepas nada de arte, puedas leer (o leerle a alguien) qué es lo que tienes delante. Hay talleres y salas para pintar, hay exposiciones sobre Egipto, sobre arte moderno, arte chino y japonés… hay jardines y fuentes, se puede correr… y los niños pagan la mitad. Un gran plan para una familia en una tarde de domingo lluvioso, y más barato que el cine.

Pero no es lo único que te hace sentir pequeño y curioso: en la cuarta planta, hay una sala dedicada a las artes decorativas. Hay joyas, vajillas, muebles, dioramas con habitaciones de diferentes estilos… y también hay casas, casas típicas del siglo XVII y XVIII, reconstruidas hasta el mínimo detalle, incluido el papel pintado de la pared o los libros sobre el escritorio. Es como estar en una casa de muñecas.

También se puede aprender mucho de la historia del arte en los Estados Unidos, dejarse impresionar por paisajes que nunca verás, entrar a ver un almacén real de cuadros y esculturas, cotillear el archivo de arte feminista (aunque el término sea discutible), que también está en la web y visitar la preciosa instalación The Dinner Party.

Tal vez algunas cosas sean demasiado impresionantes para un niño pequeño, especialmente las fotografías, pero hay carteles que se encargarán de advertirlo. Si considera que su nene no puede ver  ciertos “contenidos para adultos”, le puede dejar dando vueltas alrededor de este indio de juguete que ha crecido a escala humana. Con su rebaba de plastico y todo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De exposición, En Nueva York y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s